Home |  Features |  Inspiration |  Reflections |  Profiles |  Resources |  All articles |  Back Issues |  About Cafh |  About Seeds
Facebook
Site Search

“De hecho, el misticismo hace de la vida cotidiana una escuela de desarrollo.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“El misticismo nos lleva a una participación cada vez mayor y más completa con el mundo.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Orar es, esencialmente, penetrar en el propio corazón, descubrir la propia voz sin la ayuda de intermediarios y dar este bien a los demás.”


 

 

 

 

 

 

 

 


:: More to enjoy

The Unfinished Evolution

The Mysticism of the Heart


Review of I Shall Not Hate



» All articles

Printer Friednly Version



 

 


Home » Features » La mística en nuestra vida

La mística en nuestra vida
por Jorge Waxemberg                                                    English version

El misticismo da a nuestra vida tanto la perspectiva como la dirección universal. Nos hace conscientes de nuestro destino.

Cuando nos referimos al misticismo, generalmente pensamos en algo desconectado de nuestra vida cotidiana. Imaginamos el misticismo como la elección de ciertas almas privilegiadas que pueden dedicar sus vidas a un ideal espiritual. Pensamos que la única posibilidad que tenemos es encajar el lado espiritual de nuestras vidas entre nuestras otras obligaciones más apremiantes. La posibilidad de ser místicos no entra en nuestras mentes.

Sin embargo, si analizamos más profundamente la enseñanza de los grandes místicos, como Swedenborg, Sri Aurobindo o Simone Weil, descubrimos que nunca se consideraron extraordinarios o diferentes de otros seres humanos. Como nosotros, cumplieron con sus responsabilidades personales y sociales.

Los místicos no son personas diferentes de nosotros ni viven vidas privilegiadas. Se enfrentan a las mismas condiciones que nosotros: enfermedades, desilusiones, contratiempos, malentendidos. Cuando leemos sobre sus vidas, descubrimos que experimentan dudas, oscuridad interior, desaliento y angustia, así como también amor, compasión y alegría.

¿Qué es lo que hace diferente a la mística?

Lo que los hace diferentes es la actitud con la que orientan sus vidas, comprenden sus dificultades y responden a los problemas y desafíos. Esta actitud se expresa en sus decisiones cotidianas. La vida cotidiana y el misticismo en realidad no son contradictorios. De hecho, el misticismo hace de la vida cotidiana una escuela de desarrollo.

El misticismo da a nuestra vida tanto la perspectiva como la dirección universal. Nos hace conscientes de nuestro destino y, al mismo tiempo, la vida cotidiana proporciona una gran cantidad de experiencias que forman la base de un trabajo eficaz en nuestro desarrollo espiritual. Intentemos resumir aquí esta simbiosis entre la vida cotidiana y el misticismo en algunas actitudes místicas básicas.

1. Dedicar, a través del misticismo, la vida a un objetivo trascendente.

Lo primero que encontramos es que los místicos orientan sus vidas hacia un objetivo que incluye a toda la humanidad. Saben que son parte de un todo mayor y actúan de acuerdo con esa comprensión.

La actitud mística consiste en un proceso de expansión de la percepción y participación armoniosa con la familia, el vecindario y el país, hasta que se incluya a toda la humanidad. Cuanto mayor es el círculo de participación, más profundo es el misticismo.

Esta forma de entender nuestra propia vida cambia radicalmente la forma en que hacemos todo. Así como cambiamos nuestro estilo de vida cuando formamos una familia, también cambiamos nuestra vida cuando nuestra familia se expande y abarca a todos los seres vivos.

Además de tener una dimensión en el espacio al abarcar un área más grande y un mayor número de seres, la participación también tiene una dimensión en el tiempo: asumir la responsabilidad del futuro.

Hay coherencia entre los objetivos a corto plazo y los objetivos finales. El místico entiende que la felicidad de hoy debe ser un paso hacia un mundo mejor y una mayor felicidad para mañana. Esto es algo muy importante. Sin esta perspectiva mística, uno encuentra problemas en cada esquina: la satisfacción del momento se transforma en la causa de un dolor futuro; el fácil descuido con el que uno consume algo hoy genera una escasez que uno mismo, y la sociedad en general, sufrirá mañana. El esfuerzo por alcanzar metas egoístas a menudo implica un deterioro progresivo e irreversible en nuestras relaciones con los seres queridos. El triunfo del momento puede llevar al futuro sufrimiento para nosotros y para los demás.

Los místicos extienden el término de sus objetivos para incluir no solo el bienestar de los seres humanos que viven hoy, sino también la humanidad futura. Lo que es bueno para todos es bueno para uno mismo. El misticismo da un sentido de lo eterno. Es una actitud y una forma de vida que abarca la vida en su conjunto. Esta conciencia nos ayuda a superar la tentación de vivir para hoy sin responsabilidad para el futuro. El futuro no es solo nuestro futuro, sino el futuro de toda la humanidad.

Cuando nos miramos a nosotros mismos y a quienes nos rodean, podemos ver que la situación actual está, en gran medida, determinada por las actitudes y decisiones aparentemente intrascendentes del pasado. Puede que nos sorprenda que las actitudes pasadas puedan ser importantes hoy. ¡Pero qué importantes son! Cada cosa que hacemos es importante, incluso lo que pensamos y sentimos, ya que tiene consecuencias en el futuro.

Cuando el joven y exitoso abogado Gandhi sufrió discriminación en Sudáfrica, no lo tomó como una afrenta personal o como una razón para sentir amargura u odio, sino como un punto de apoyo para responder al gran drama del sufrimiento humano. Comprendió que muchos grupos de seres humanos sufrían de prejuicios. Decidió dedicar el resto de su vida a corregir una situación injusta. La decisión que tomó en ese momento no solo cambió radicalmente su propia vida, sino que también cambió la vida de la humanidad.

El misticismo nos lleva a una participación cada vez mayor y más completa con el mundo. No solo transforma lo que hacemos, sino también cómo lo hacemos. Nos lleva a una mayor comprensión de nosotros mismos y de la vida. No solo eso, sino que nuestra participación abarca la totalidad de la realidad que, aunque está más allá de nuestra comprensión y conocimiento actuales, existe e incluye a cada uno de nosotros y al mundo.

2. Situar las experiencias personales en el contexto de la humanidad.

Cuando estamos felices no pensamos en el significado de nuestra felicidad. Simplemente disfrutamos ser felices. Pero cuando algo nos causa dolor, nos desesperamos. Nosotros preguntamos: "¿Por qué yo?" y no encontramos sentido en nuestro sufrimiento. Lo que no nos damos cuenta es que no es posible entender un evento en particular si no vemos el contexto más amplio al que pertenece. Tenemos que verlo dentro del cuadro mayor.

Cada experiencia, incluyendo las positivas, ocurre dentro de un contexto de esfuerzo y sufrimiento. Aquellos tiempos en los que sufrimos también contienen un mensaje; Son la contraparte de los momentos felices. Cuando aprendemos a aceptar el sufrimiento podemos comenzar a entender la vida.

Al orientar la vida hacia un objetivo que abarca a toda la humanidad, la actitud mística desarrolla nuestra capacidad para comprender nuestra propia vida. La experiencia personal con la enfermedad, la vejez y la muerte, así como la felicidad y la alegría, se comprenden cuando los ubicamos en el contexto de toda la vida humana. Esto nos permite aceptar plenamente las leyes de la vida y nos brinda el discernimiento y la fuerza necesarios para trabajar en aquellos aspectos de nuestra vida que pueden mejorarse. Esto es lo que cada uno de nosotros puede hacer en cada momento. Y es imperativo que lo hagamos, no solo por nuestro propio bien, sino también por el bien de la humanidad.

3. Establecer una relación directa con lo divino.

La vida mística es fundamentalmente la búsqueda de la unión con Dios. Es la certeza interna de que la posibilidad de unión con Dios es inherente a nuestra condición humana; es la certeza de que nuestra vida tiene un significado que nos lleva a la plenitud de la conciencia.

La vida del místico se basa en la fe, la oración y el trabajo interno de participación.

La fe mística precede a la creencia en algo particular. Se basa en la necesidad humana intrínseca de profundizar la conciencia del ser. Es decir, la fe es la certeza interna de nuestras innumerables posibilidades y nuestra libertad para cumplirlas. Esta fe es la fuente que nos da la fuerza para enfrentar las dificultades y desplegar nuestra conciencia.

Esta fe no se limita al místico; Es una característica de la condición humana que permanece oculta detrás de nuestro afán y la lucha por sobrevivir. Por lo tanto, es un regalo que debemos cuidar y cultivar, inspirándonos para ir más allá de nuestros prejuicios, complejos y pequeños deseos.

La fe nos lleva a la oración. La oración nos recuerda la inmensidad y el misterio de la vida y nuestro lugar en ella. La aceptación consciente de nuestra propia pequeñez es la clave para una relación libre y espontánea con Dios.

Orar es, esencialmente, penetrar en el propio corazón, descubrir la propia voz sin la ayuda de intermediarios y dar este bien a los demás.

Todos pueden orar. Aún más que eso, necesitamos orar. La oración expande y profundiza nuestra comprensión. Y lo más importante, nos mantiene con una actitud abierta y expectante ante el misterio divino.

Del mismo modo que solo nos toma un momento reconocer la belleza de una puesta de sol, también nos toma un momento darnos cuenta de que somos pasajeros en el barco del tiempo que avanza hacia lo divino. Los místicos llaman a estos momentos de conciencia "parar". Es bueno hacer un hábito de detenerse periódicamente durante el día para reflexionar sobre nuestra noción de ser pasajeros a tiempo. Estos instantes de conciencia son indispensables para el desarrollo de nuestra noción de ser, ya que nos ayudan a recordar el objetivo principal de nuestra vida y la necesidad de ser conscientes de cómo lo estamos cumpliendo. Pensemos cuánto tiempo pasamos corriendo todos los días, persiguiendo objetivos que ni siquiera son fundamentales. Cuánto más importante es hacer el tiempo para detenerse y tomar conciencia de cómo estamos viviendo y hacia dónde dirigimos nuestros esfuerzos.

4. Trabajar en nuestra manera de pensar y sentir.

Como ya hemos señalado, vivimos de acuerdo con la forma en que pensamos y sentimos. En consecuencia, mejorar nuestros pensamientos y sentimientos nos ayudará a vivir mejor, a transformar realmente nuestra vida de una manera positiva y darle sentido.

¿Por dónde empezamos? ¿Dónde comienzan los místicos? Primero, tenemos que lograr cierto grado de autocontrol. Con práctica y esfuerzo, descubrimos que este autocontrol aumenta a medida que lo practicamos.

Estamos acostumbrados a dejar que nuestros pensamientos y sentimientos nos lleven lejos. Pensamos que esta es la forma en que debería ser; rara vez pensamos que podríamos hacer algo al respecto. Sin embargo, cuando tenemos que hacerlo, podemos controlar nuestros pensamientos. Cuando ciertas obligaciones lo hacen necesario, podemos concentrarnos y elegir qué pensar y cómo. Si hacemos una práctica sistemática de nuestra capacidad para ennoblecer nuestros pensamientos y sentimientos, nuestro trabajo interno se reflejará en todas las áreas de nuestras vidas.

La forma de hacerlo es simple: cada vez que identificamos un pensamiento o sentimiento negativo o egoísta en nosotros mismos, lo reemplazamos por uno más positivo y generoso. Los pensamientos y sentimientos son negativos no solo cuando son deprimentes, sino también cuando son agresivos y nos lastiman tanto a nosotros como a los demás. Los pensamientos y sentimientos son egoístas cuando se centran exclusivamente en nuestros propios intereses. Estos tipos de pensamientos y sentimientos limitan nuestra percepción y nuestra conciencia. Cuando reemplazamos tales pensamientos con otros que son más expansivos, percibimos más, entendemos mejor y somos más fuertes y más ingeniosos para tomar decisiones sobre nosotros mismos y el mundo.

Por eso los místicos dicen que la transformación espiritual de una persona comienza cuando aprende cómo generar un buen pensamiento, luego otro y otro, cultivando así el hábito de pensar y sentir de manera expansiva. Los sentimientos se vuelven más puros a medida que purificamos nuestros pensamientos.

Las vidas de los místicos nos enseñan que el misticismo es una posibilidad para todos y que comienza cuando vemos las circunstancias particulares de nuestra vida dentro del marco más amplio de toda la vida. Todos los seres humanos participan en la misma realidad; Están sujetos a las vicisitudes de la vida, la enfermedad, el declive y la muerte. Todos enfrentamos el desafío de las mismas preguntas fundamentales: ¿Quién soy yo? De donde vine ¿A dónde voy? Saber esto nos ayuda a apreciar nuestra situación, enfrentar nuestras dificultades, tomar decisiones y realizar nuestro potencial. Al mantener siempre presente el gran panorama de la vida, no nos confundimos cuando tomamos decisiones y elegimos objetivos. Trabajar en nuestra forma de pensar y sentir permite que nuestra voz interior hable desde el corazón. Nos relacionamos directamente con Dios cuando nos apoyamos solo en la fe, con la certeza de que, como somos seres humanos con conciencia, tenemos la posibilidad de comprender quiénes somos y hacia dónde nos dirigimos.

Este es el secreto de transformar la vida común y ordinaria en una vida plena y significativa. Y esto es algo que cualquiera de nosotros puede darse cuenta ahora mismo, dondequiera que estemos.

Notas

Para leer “La mística en nuestra vida,” hacer clic aquí, Vivir conscientemente, página 153.



Copyright © 2002-2019 Cafh Foundation. All rights reserved.